5 preguntas obligatorias

Home / Iglesia Fe / 5 preguntas obligatorias

He visto a Dios obrar en mi vida y en la Iglesia Fe de una manera asombrosa a lo largo del 2012. He podido experimentar SU PRESENCIA de maneras que nunca antes la experimenté. En mi vida personal he visto un crecimiento en áreas que nunca antes pensé que mejorarían; y como líder y pastor me doy cuenta que esto recién empieza y que la responsabilidad es mucha, es por eso que como líderes cristianos debemos de hacernos siempre ciertas preguntas, para medir nuestro liderazgo y saber si vamos por buen camino. Acá te presento algunas preguntas que me han ayudado mucho.

PREGUNTA# 1 – “¿Estoy escuchando la voz de Dios?”. De verdad, lo digo en serio. Muchos líderes conocen de Dios, hablan de Dios, enseñan de Dios y hasta hablan en nombre de Dios, pero lo triste es que no escuchan a Dios. Mi trabajo número uno es pasar tiempo con mi Dios, tratar con todas mis fuerzas de escucharle y de obedecerle. Lamentablemente estamos tan ocupados con el ministerio o quizás escuchamos la opinión de otros líderes y luego tratamos de decirle a Dios que está equivocado y que nosotros le podemos enseñar. Escucha la voz de Dios antes de tomar cualquier decisión, antes de pronunciar cualquier palabra y verás como Dios mismo bendecirá su obra.

PREGUNTA # 2 – “¿Estoy tomando riesgos?”. Desde que vengo trabajando en la Iglesia Fe, me doy cuenta que esta travesía ha sido riesgo tras riesgo, en algunas veces con buenos resultados, otras con resultados lamentables. Pero de algo si estoy seguro. Dios quiere que tomemos riesgos. Yo no quiero vivir a lo seguro, porque eso hace que deje de depender de Dios. Necesito ejercitar mi fe. Hoy en día muchos cristianos cuando hay que tomar un riesgo dicen: “Voy a orar por ello”, realmente muchas veces eso es una de las peores excusas para no hacer nada, pero como suena espiritual nadie dice nada. Yo me mato de risa cuando leo 1 Samuel 17, cuando nadie quería enfrentar a Goliat, todo el mundo estaba escondido, pero David tomo un riesgo, ojo, no fue y dijo “necesito orar”, simplemente tomo el riesgo y obtuvo la victoria y honro a Dios. ¿Qué riesgo estas evitando tomar por temor, y así no honras a Dios?

PREGUNTA # 3 – “¿Entiendo realmente cuán grande es Dios?”. Cada día aprendo cosas nuevas de Dios, cada día Dios se muestra de una manera diferente y poderosa, el problema es que a veces los cristianos limitan a Dios. Escuchar a personas diciendo “Eso no es de Dios”, cuando ven a una iglesia crecer verdaderamente demuestra nuestra poca fe. Dudar que Dios puede hacer grandes milagros hoy en día, es insultarlo y llamarlo mentiroso. En Juan 14:12 hay una promesa de que veremos grandes cosas suceder, milagros asombrosos. Solo hay que reconocer el poder de Dios. Dios es grande y poderoso y no me importa lo que los demás digan o critiquen o duden, eso no quita la grandeza de Dios. Una cosa que me he propuesto es, alabar a Dios por cuán grande es Él.

PREGUNTA # 4 – “¿Me estoy rodeando de las personas correctas?”. Uno de los grandes privilegios que tengo en la Iglesia Fe, es el poder trabajar con uno de los mejores equipos que existen. Realmente son personas asombrosas, ninguno de nosotros somos habilidosos ni expertos, somos más bien algo como dice el libro de Hechos 4:13. Ellos son los que me dicen en la cara y sin pelos en la lengua lo que hago mal y que necesito cambiar y sé que lo hacen porque me aman. A veces los lideres se rodean de “sobones” porque simplemente son personas inseguras que necesitan de personas que les alaben. Tenemos que cambiar eso. Seamos honestos y reales, necesitamos juntarnos con personas correctas. ¿Quiénes son tus amigos?

PREGUNTA # 5 – “¿Estoy dando lo mejor de mí?”. Mientas leía Eclesiastés 9:10 Dios me jaló las orejas diciéndome que tengo que dar el 100% de mi. Yo se que algunos llegan a relajarse cuando ven que ya se hizo la obra, pero yo no. No puedo darme el lujo de solo dar el 50% de mi, cuando Dios lo entregó todo por mí. Algo que uno de mis amigos me animó a hacer es enfocar el año a un tema y es: “Haz lo mejor que puedas, porque es para Dios”. La excelencia será mi meta este año porque Dios merece lo mejor.

Estas fueron algunas preguntas que aprendí en el 2012 y que me han ayudado a crecer. ¿Qué otras preguntas te animan a seguir adelante? Compártenoslas con nosotros.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *