Alguna razones por las cuales Jesús no podría ser un “pastor” en muchas iglesias (Parte 1)

Home / Liderazgo / Alguna razones por las cuales Jesús no podría ser un “pastor” en muchas iglesias (Parte 1)

Yo he vivido atacado con la idea de que no soy suficientemente bueno como para el ministerio, debido a diversos comentarios de “amigos”; bueno que decían que no tenia lo que se necesitaba para estar en el ministerio, me decían que la manera como estaba haciendo las cosas estaba mal. Y yo realmente salí muy lastimado, hasta que me di cuenta que no debo de imitar  a nadie, solamente Dios puso a una persona en nuestras vidas para imitar y ese es el SEÑOR JESUCRISTO.

Quiero mostrarte algunas razones por las cuales JESÚS sería criticado como tú y yo lo somos a veces, pero anímate no estás solo, sigue haciendo la obra.

#1 –  ¡A Jesús le importaba los números obviamente! Si lees cuidadosamente los evangelios veras que “GRANDES MULTITUDES” lo rodeaban siempre, además el mandó a sus discípulos a ganar más gente, y aun mantenía la cuenta de cuantas personas estaban con él. Hay personas que piensan que los números son algo malo, pero no es así, es una manera de administración. Aún más las iglesias en crecimiento han demostrado que guardan un registro de cuantas personas tienen por semana por los últimos años.

#2 – ¡Jesús no era un predicador exclusivamente expositivo! Yo se que con esto me van a matar, pero que mas da. Respeto mucho a los predicadores expositivos, yo mismo predico tanto expositivamente como temáticamente, no me malentiendan, pero dejemos de criticar a aquellos que no predican de una manera expositiva, como si fuese la única. Hasta me han llegado a llamar “moralista” solo por no predicar así. Si te fijas Jesús era un comunicador creativo, le gustaba contar historias, no tanto predicar expositivamente.

#3 – ¡Jesús ofendía a personas religiosas! Es una de las cosas que me gusta más de Jesús, por eso es mi ídolo, jajaja. Si Jesús estaría en una iglesia actual te aseguro que los diáconos y ancianos lo hubiesen despedido al momento. Jesús les hacía preguntas insultantes como “¿Acaso no han leído…?”, eso era un insulto para su inteligencia ya que ellos habían “memorizado” las escrituras. Y ni de qué hablar cuando les decía que eran hijos del diablo o cuando les llamaba serpientes, víboras y hasta sepulcros blanqueados.

Bueno, por ahora eso es todo, en el siguiente  post terminaré las razones, pero si crees que exagero o me equivoco de verdad dímelo, deja un comentario o si crees que debo añadir algo dilo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *