Alonso Montenegro

Pensamientos de un (no tan) joven pastor

Menu Close

Al diablo con la culpa

  • ¿Por qué rayos nos cuesta tanto aceptar que estamos mal?
  • ¿Por qué esa insana costumbre de aparentar que todo esta bien, cuando no lo está?
  • ¿Por qué simplemente no podemos ser como Job, y hablar abiertamente de nuestro dolor?

Y es que desde pequeños, hemos sido configurados a no mostrarnos como realmente somos; por el simple temor de nos ser aceptados. Se nos dijo, que nos tratarán de la manera como nos vemos; y es por eso que nos esforzamos en presentar una imagen irreal de quienes somos. Pero sabes que, es cansado mantener esa imagen, y se vuelve más doloroso cuando sabes que todo aquello que aparentas, no es real.

Ahora bien, tengo que confesar que, las iglesias (y ojo, amo la iglesia) han contribuido a este dolor, los pastores hemos empujado esta idea. “Sin querer queriendo” hemos plantado este pensamiento en la cabeza de nuestros hermanos y hermanas; el pensamiento que dice que tienes que lucir “ok“, porque “¿cómo un cristiano va estar deprimido si tiene a Jesús?”, “¿como es posible que un hijo de Dios tenga dudas?” y “el rendirse es solo para los incrédulos”Ahhhh, mentira, mentira y más mentira…

“¡ESTÁ BIEN NO ESTAR BIEN, PERO LO QUE NO ESTÁ BIEN ES QUEDARSE ASÍ!”

Es tiempo de aceptar nuestras limitaciones y liberarnos de la culpa, es tiempo de entender que habrá momentos en los que no nos vamos a sentir bien… ¡PERO ESTÁ BIEN!, hasta el mismo apóstol Pablo no se sentía bien consigo mismo muchas veces; pero algo que el hacía era no quedarse así. Él se extendía y avanzaba en su vida. Y es algo que también tenemos que hacerlo. ¡ES NUESTRA RESPONSABILIDAD!

El problema no es lo que sentimos, ni lo que pensamos, y menos aquello que nos sucedió… el asunto que cambiará nuestras vidas, es que HAREMOS AL RESPECTO. Mi consejo, no te abrumes con mucho, sino solo toma un paso a la vez.

¿Algún comentario?