Pensamientos de un (no tan) joven pastor

No es justo…

Anoche recibi a las 10:10 p.m. una de esas llamadas que nadie quiere recibir; en la cuál me ponían al tanto del fallecimiento de uno de los jóvenes del equipo de Rugby, algunos de los cuales asisten a nuestra iglesia; así que inmediatamente fuimos a la clinica para dar apoyo a Coco y a lo chicos de la iglesia; pero cuando llegue me senti tan abrumado al ver a los chicos llorar por su amigo que ya no estaba con ellos, a sus padres con un profundo dolor y a su pequeño hermano desconcertado por lo sucedido.

Todo ese ambiente me conmovio profúndamente y con lágrimas solo decia: “NO ES JUSTO”. No me refiera a la justicia de Dios y su doctrina, sino simplemente cómo me sentía. NO ES JUSTO que un joven de 23 años, sano, deportista y estudiante muera a esa edad, NO ES JUSTO que un padre tenga que enterrar a su hijo cuando debería ser al revés, NO ES JUSTO que un chico se quede sin su hermano mayorSIMPLEMENTE NO ES JUSTO.

De regreso a casa, estaba leyendo una crítica hacía nuestra iglesia, y en especial por todo lo que Dios había hecho durante semana santa, tratando de desmerecerlo, (puedes leer sobre las bendiciones de semana santa AQUI), y simplemente no podía concebir la idea, de que cristianos no esten al tanto de que la muerte esta a la vuelta de la esquina, y que necesitamos compartir del evangelio a toda maquina. Realmente era lamentable reconocer que la iglesia es la única organización que se ataca entre si, y llegando a mi casa, con lágrimas nuevamente en mis ojos volví a decir, ¡NO ES JUSTO!

  • NO ES JUSTO, que en vez que los cristianos celebren las victorias de otros solo se dediquen en atacar.
  • NO ES JUSTO, que por por diferencias “personales” condenemos a millones de personas a una eternidad sin Cristo.
  • NO ES JUSTO, que dividamos equipos, sólo para alimentar nuestro ego y buscar un beneficio personal.
  • NO ES JUSTO, que aquellos que siempre critican, son siempre los que menos testifican.
  • NO ES JUSTO, que mansillemos a la novia de Cristo, que es la Iglesia.
  • NO ES JUSTO, que nos olvidemos la razón por la cual vino Cristo. (Lucas 19:10)
  • SIMPLEMENTE NO ES JUSTO.

La muerte nos visita sin avisar, y no hay tiempor que perder. El ver partir a este joven, volvio a calar dentro de mi la necesidad y urgencia de compartir acerca de Jesús, quién es el UNICO que cambia las vidas de las personas.

“Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvrlo que se había perdido” LUCAS 19:10

Sólo les pido a los que leen este blog, que nunca nos olvidemos la razón por la que Jesús vino. ÉL VINO A SALVAR; por favor no caigamos en los errores de las generaciones anteriores que aunque empezando bien con el pie derecho, terminaron desenfocandose. ¡LA GLORIA SEA SIEMPRE A DIOS!