Usualmente, cuando nos critican una y otra vez, cuando nos lanzan indirectas y cuando hablan a nuestras espaldas; tendemos a desarrollar una actitud reactiva de victimización, la cual es fatal para nuestra relación con Dios. Te animo a tomar todo comentario negativo, toda crítica destructiva y todo ataque cobarde; y llevarlo a la Palabra de Dios (2 Corintios 10:5) y dejarlo ahí . No respondas a estos comentarios por más que quieras hacerlo y no confrontes a estas personas por más que te irriten, porque no ganarás nada con eso. Aprendí que, las personas que se la pasan buscando y analizando hasta lo mas mínimo para criticar y atacar, NUNCA han construido nada duradero, y la única manera de sentirse bien es destruyendo a otros. Como hijos de Dios, no deberíamos caer en las provocaciones del enemigo. ‪#‎ViveEnOtroNivel‬ ‪#‎Madurando‬‪#‎VidasCambiadas‬