Pensamientos de un (no tan) joven pastor

Tag: pastor (page 1 of 1)

¿Para qué más?

1 Jehová es mi pastor; nada me faltará.
2 En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.
Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.
4 Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
5 Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores;
Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.
6 Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
en la casa de Jehová moraré por largos días.

Salmo 23 – Jehová es mi Pastor

Es más que suficiente o ¿no?…

30 lecciones en 30 años (4ta. parte)

LECCIÓN # 16 – “Nunca te compares con otros”. Creo que es una de nuestras grandes debilidades, y es la fuente de nuestras quejas. La verdad es que SIEMPRE otros tendrán mejores cosas que nosotros y las cosas les irán mejor aún cuando no lo merecen, pero así es la vida. Pero también es cierto que otros piensan así de nosotros. En conclusión, siempre habrá gente arriba como abajo de nosotros, por eso, deja de compararte a otros.

LECCIÓN # 17 – “Es bueno ser cristiano y saberlo, pero mejor es ser cristiano y demostrarlo”. Nos llenamos la cabeza de conocimiento, pero nunca demostramos el amor de Dios en nuestras vidas. Nos volvemos fríos y calculadores. Es tiempo de reflejar la presencia de Dios en nosotros. ¿En qué manera demuestras ser cristiano?

LECCIÓN # 18 – “El tiempo es mas valioso que el dinero, porque no puede reponerse”. Leí el otro día en un artículo de una revista, que el ser humano promedio pierde 6 horas de su día solo por no estar bien organizado. Mi resolución para este año nuevo es poder administrar bien mí tiempo y disfrutarlo al máximo, porque solo se puede disfrutar de cada momento solo una vez.

LECCIÓN # 19 – “En boca cerrada no entran moscas”. Es mejor quedarse callado y parecer tonto, que hablar de más y confirmarlo. Algo que he visto que es desagradable en la vida, son aquellas personas que no dejan de hablar y de aparentar que tienen la razón aún cuando tengan que inventar historias para tener la razón.

LECCIÓN # 20 – “Mis amigos son como los botones del ascensor, o me llevan hacia arriba o hacia abajo”. Doy gracias a Dios porque me he dado cuenta de que una de las razones por las cuales este año que pasó fue un año en que pude madurar un montón, es porque estuve rodeado de las personas correctas. Mis amigos son personas sinceras que me dicen mis errores y me ayudan a crecer más. Gracias amigos.

10 malas noticias que alegran al pastor de la iglesia

1. No hay más sillas y la gente sigue llegando.

2. Ya no caben en el edificio.

3. Aún faltan 20 minutos para que empiece el servicio y ya se llenó el estacionamiento.

4. Se nos quedó pequeño el templo. Necesitamos un segundo servicio matutino los domingos.

5. Dos servicios significa dos sermones. Debe predicar dos veces el domingo por la mañana.

6. Sabemos su posición en cuanto los cristianos y el juego, pero un miembro de la iglesia se ganó la lotería y quiere dar el diezmo.

7. Hacen falta más líderes para apoyar el crecimiento.

8. Tenemos más voluntarios que posiciones disponibles

9. No hay suficientes personas para contar la ofrenda

10. Murió Don Augusto, el último de los miembros fundadores que quedaba en la iglesia,  lo que significa que ya no hay nadie que se oponga a la guitarra eléctrica y la batería en la adoración. (En realidad este último punto es sólo una broma que me inventé para cerrar con 10 cosas como indica el título.)

El pastor arrogante

De antemano sé que ningún líder o pastor de una iglesia se considera arrogante o poderoso, por lo que me sorprendería si alguno admitiera lo contrario. En más de 17 años de conocer diferentes iglesias y otros grupos, son pocas las personas en posiciones de liderazgo que han mostrado estas características, pero en la vida de un líder puede haber factores circunstanciales que propicien estas actitudes. Lo importante es reconocer que éste no es el proceder que caracteriza a un seguidor de Cristo y menos la de uno que fue llamado al ministerio, no obstante, como seguimos siendo seres imperfectos, hay que tener la guardia en alto para evitar estas posturas inapropiadas, las cuales pueden impactar negativamente al ministerio y socavar la efectividad de un líder.

En el blog Great Leadership leí unos consejos para los ejecutivos de corporaciones, los cuales adapté para el contexto de una iglesia, obviamente el hecho de que los publique no quiere decir que YO soy el perfecto pastor, pero si estoy tratando de seguir estas pautas para evitar la arrogancia. Dios me ha hablado mucho en los últimos meses, y estoy tratando de cambiar algunas cosas de mi, y espero que estos consejo te puedan ayudar tanto como me ayudan a mi.

10 maneras de evitar la arrogancia del poder:

  1. Permite disentir. Más bien permite que aquellos que están en desacuerdo se sientan libres de expresar sus diferencias. Aliéntalos a exponer sus puntos de vista y a establecer el diálogo.
  2. Dedica tiempo a los miembros de tu iglesia, no me refiero al grupo que te asiste o apoya en las diferentes funciones del ministerio solamente. Haz un esfuerzo por conocer a fondo a toda tu congregación.
  3. Lee y responde toda tu correspondencia, especialmente los correos electrónicos. Devuelva todas las llamadas telefónicas en menos de 24 horas.
  4. Mantente disponible y accesible.
  5. Sostén regularmente conversaciones informales con los grupos que representen los diferentes sectores de su congregación (damas, caballeros, jóvenes, diáconos, etc.)
  6. Participa con regularidad en las actividades de cada departamento. Observa y ofrece ayuda o sugerencias sin desvirtuar la posición del líder.
  7. Organiza un desayuno, almuerzo o paseo con diferentes grupos de la iglesia.
  8. Realiza encuestas, mide el pulso de su congregación.
  9. Búscate un mentor, alguien de tu absoluta confianza que sea capaz de señalar tus errores o confrontarte (en privado) cuando sea necesario.
  10. Apóyate en la tecnología y en los medios sociales (blogs, Twitter, Facebooks, etc.) que muestren otras facetas de tu vida privada y familiar y no solamente ministerial.