Pensamientos de un (no tan) joven pastor

Tag: predicación (page 1 of 1)

Alguna razones por las cuales Jesús no podría ser un “pastor” en muchas iglesias (Parte 1)

Yo he vivido atacado con la idea de que no soy suficientemente bueno como para el ministerio, debido a diversos comentarios de “amigos”; bueno que decían que no tenia lo que se necesitaba para estar en el ministerio, me decían que la manera como estaba haciendo las cosas estaba mal. Y yo realmente salí muy lastimado, hasta que me di cuenta que no debo de imitar  a nadie, solamente Dios puso a una persona en nuestras vidas para imitar y ese es el SEÑOR JESUCRISTO.

Quiero mostrarte algunas razones por las cuales JESÚS sería criticado como tú y yo lo somos a veces, pero anímate no estás solo, sigue haciendo la obra.

#1 –  ¡A Jesús le importaba los números obviamente! Si lees cuidadosamente los evangelios veras que “GRANDES MULTITUDES” lo rodeaban siempre, además el mandó a sus discípulos a ganar más gente, y aun mantenía la cuenta de cuantas personas estaban con él. Hay personas que piensan que los números son algo malo, pero no es así, es una manera de administración. Aún más las iglesias en crecimiento han demostrado que guardan un registro de cuantas personas tienen por semana por los últimos años.

#2 – ¡Jesús no era un predicador exclusivamente expositivo! Yo se que con esto me van a matar, pero que mas da. Respeto mucho a los predicadores expositivos, yo mismo predico tanto expositivamente como temáticamente, no me malentiendan, pero dejemos de criticar a aquellos que no predican de una manera expositiva, como si fuese la única. Hasta me han llegado a llamar “moralista” solo por no predicar así. Si te fijas Jesús era un comunicador creativo, le gustaba contar historias, no tanto predicar expositivamente.

#3 – ¡Jesús ofendía a personas religiosas! Es una de las cosas que me gusta más de Jesús, por eso es mi ídolo, jajaja. Si Jesús estaría en una iglesia actual te aseguro que los diáconos y ancianos lo hubiesen despedido al momento. Jesús les hacía preguntas insultantes como “¿Acaso no han leído…?”, eso era un insulto para su inteligencia ya que ellos habían “memorizado” las escrituras. Y ni de qué hablar cuando les decía que eran hijos del diablo o cuando les llamaba serpientes, víboras y hasta sepulcros blanqueados.

Bueno, por ahora eso es todo, en el siguiente  post terminaré las razones, pero si crees que exagero o me equivoco de verdad dímelo, deja un comentario o si crees que debo añadir algo dilo.

Consejos para predicar

Como sabrán yo no sé predicar, así que no puedo dar ningún consejo, pero si puedo compartirles un artículo que encontré en la página web de Project Management Source, donde presentan 27 consejos para mejorar tu forma de predicar; yo colocaré unos cuantos, el resto lo puedes leer de la misma página.

#1 – Conoce al público. Es difícil predicar a personas que no conoces, por eso antes de predicar mézclate con la gente y que te cuenten sus historias, ten un corazón compasivo y entrega tu mensaje pensando lo mejor de ellos.

#5 – Practícalo hasta la perfección. No es un crimen practicar un mensaje frente al espejo, yo le hago. Al contrario demuestras que quieres hacer lo mejor posible para Dios y así evitas errores en tu predicación. Nunca te lances sin haber practicado.

#9 – Haz un inicio fuerte. Capta su atención desde el principio, contando una historia, pasando un video o usando algún objeto visual. Ellos te seguirán hasta el final del mensaje.

#10 – Cuida tu lenguaje corporal. No seas una tabla, un poco de movimiento no quiere decir que seas carnal.  Las mano, los brazos y moverse de un lado a otro (sin exagerar) mantendrás que las personas presten atención.

#11 – Mantén contacto visual. Mira a la audiencia, si estás nervioso mira a un amigo, pero nunca, nunca, divagues con la mirada.

#20 – Momentos de silencio no es un crimen. Yo lo hago y me sirve para volver a captar la atención de la gente, porque ellos se preguntan; ¿por qué se calló? y una vez que tengo su atención, prosigo.

#21 – No grites. Una cosa es hablar claro y fuerte pero otra es gritar, Cuando uno grita no demuestra mas santidad sino mas falta de respeto por los demás.

#26 – Buena apariencia. Cuida tu apariencia, como vistes, no sea que distraigas a alguien con algún accesorio que llevas puesto.

Si tienes más consejos para mejorar mi predicación apreciaría mucho que los compartieses conmigo, deja en un comentario tus consejos. GRACIAS.